Cookies de la web de Omega
Utilizamos cookies en la web. Estas cookies son esenciales para que la web que funcione correctamente. Si sigue sin cambiar la configuración, vamos a suponer que usted está dispuesto a recibir todas las cookies de este sitio web.

Para obtener más información acerca de las cookies, por favor haga clic aquí
Cerrar
Cesta  |  Contacto  | 
En España800 900 532
Fuera de España(+34) 911 776 121

Su fuente para la medición y control de procesos

Monitorización inalámbrica de la temperatura en un conducto de aire

La medición de la temperatura en el interior de un conducto de aire es una tarea habitual de mantenimiento de instalaciones relacionada con la conservación de la energía, especialmente cuando las temperaturas de la zona de oficinas están alejadas de los valores de consigna definidos. Antiguamente, el personal de mantenimiento se subía a una escalera y sujetaba una sonda RTD (detector de temperatura resistivo) en el interior de un conducto de aire con una mano y el conector de la sonda enchufado a un termómetro portátil con la otra mano. A continuación, el técnico de mantenimiento leía la temperatura del interior del conducto en una pantalla LCD. No se puede utilizar un registrador de datos de montaje mural para registrar datos durante largos periodos de tiempo, ya que no se puede instalar en el interior del conducto. Tampoco se puede usar el termómetro portátil para registrar datos porque no se puede fijar al conducto. Por lo tanto, el técnico de mantenimiento debe permanecer subido a la escalera durante un periodo de tiempo largo e incómodo mientras intenta obtener los datos.

Para esta aplicación se acopla una sonda RTD de temperatura del aire PR-25AP por medio del conector M12 a un transmisor UWBT-RTD. En primer lugar, el técnico empareja el transmisor con un dispositivo inteligente, que lleva encima o está cómodamente situado en un banco de pruebas cercano. A continuación, configura los ajustes del sensor, pone en marcha el proceso de registro de datos, se sube a la escalera e inserta la punta de la sonda en el conducto de aire. La aplicación muestra “82.4 °F” (28,0 °C), una temperatura muy alta para un entorno de oficinas, lo que indica la existencia de algún problema en el sistema de control de temperatura del edificio. Cuando el técnico hace clic en el botón verde “Start Logging” (Iniciar registro), la pantalla de la aplicación cambia a la captura de pantalla derecha de la figura 2. El icono rojo “Rec” (Grabar) indica que se está realizando el registro de datos.

La sonda RTD de temperatura del aire PR-25AP está óptimamente diseñada para esta aplicación. Combina el sensor RTD de elevada precisión propio de las sondas RTD ultraprecisas de OMEGA con la comodidad y la fiabilidad de una conexión M12. La PR-25AP se suministra de serie con un RTD Pt100 con devanado de hilo calibrado de conformidad con el estándar de precisión de Categoría A de la norma IEC 60751. La punta de la sonda está diseñada para crear una barrera al flujo de aire entre la corriente de aire y las condiciones ambientales. Se ha probado a 400 psi sin que presente fugas. La sonda está fabricada en una carcasa de acero inoxidable 316L y una vaina para dotarla de mayor robustez y resistencia a la corrosión.

En determinadas situaciones, puede que el técnico desee dejar una sonda RTD metida en el conducto durante un periodo de tiempo más largo y alejarse para realizar otra tarea mientras se registran internamente los datos de temperatura. El sensor RTD de temperatura del aire RTD-805 es perfectamente adecuado para esta situación. El técnico emplearía el modelo de transmisor UWBT-RTD-TB con este sensor, ya que dicho modelo incorpora de serie un bloque de terminales de tres posiciones para conectar los cables sueltos del sensor.

El sensor RTD-805 está disponible con una carcasa de acero inoxidable o de plástico. De forma similar a la sonda PR-25AP, se suministra de serie con un RTD Pt100 con devanado de tres hilos y calibrado de conformidad con el estándar de precisión de Categoría A de la norma IEC 60751. El técnico conectaría los tres hilos del sensor al bloque de terminales situado en la parte delantera del transmisor (consulte la figura 3c). La punta del sensor se insertaría en el conducto de aire. El técnico puede colocar el transmisor suelto en el interior del panel del techo, ya que solo pesa 0,13 kg (0,38 lbs). El técnico realizaría el emparejamiento con el transmisor e iniciaría el proceso de registro interno de datos. Podría registrar los datos de temperatura del conducto con el registro a una velocidad de una muestra/minuto hasta un máximo de 150 horas de autonomía de la batería, y volver en un momento posterior para descargar los datos en un teléfono inteligente. Los datos se podrían enviar cómodamente por correo electrónico a otro técnico de mantenimiento para realizar el análisis posterior del sistema de control de la temperatura del aire del edificio.