Cookies de la web de Omega
Utilizamos cookies en la web. Estas cookies son esenciales para que la web que funcione correctamente. Si sigue sin cambiar la configuración, vamos a suponer que usted está dispuesto a recibir todas las cookies de este sitio web.

Para obtener más información acerca de las cookies, por favor haga clic aquí
Cerrar
Cesta  |  Contacto  | 
En España 800 900 532
Fuera de España(+34) 911 776 121

Aplicaciones y ventajas de los cables con aislamiento mineral en procesos críticos

¿Qué es un cable con aislamiento mineral?

Un cable con aislamiento mineral (cable MI) es un tipo de cable especial que se utiliza en entornos sometidos a altas temperaturas o condiciones ambientales adversas debido a su baja inflamabilidad, incluso frente a las temperaturas más elevadas. Es resistente a la oxidación y proporciona una medición precisa.

Ventajas del cable MI

Cable de termopar doble OMEGACLAD TM

Un cable con aislamiento mineral está formado por hilos de cobre o de termopar con recubrimiento de cobre, acero inoxidable o Inconel®, aislados mediante minerales como el óxido de magnesio (MgO). El óxido de magnesio es un excelente aislante eléctrico, ya que es resistente a la oxidación y la radiación ionizante, además de ser estable química y físicamente a altas temperaturas. Tras equipar el cable con aislamiento de MgO, es posible enrollarlo bajo presión para alcanzar el diámetro deseado. El recubrimiento exterior protege el hilo interno del termopar frente al calor, los productos químicos y otros posibles daños causados por el entorno. El recubrimiento metálico puede estar cubierto, a su vez, con un recubrimiento adicional de plástico de color para facilitar la identificación y añadir una capa de protección contra la corrosión.

Un cable MI puede contener la cantidad de hilos que se desee, pero las configuraciones más habituales son las de 1, 2 o 3 pares de conductores. Existen cables MI especiales que pueden incluir termopares adicionales en configuraciones personalizadas. El cable MI está disponible en una gran variedad de diámetros y longitudes, dependiendo de los requisitos específicos. Muchos de los cables MI se calibran mediante calibradores de sonda de bloque seco sensibles, rápidos y de alta precisión.

Los sensores de temperatura fabricados con cables MI, como algunos RTD o termopares, se utilizan ampliamente en el tratamiento térmico de metales, incineradores de residuos sólidos, sinterización de polvo metálico, cocción de materiales cerámicos, hornos de gas o aceite, intercambiadores de calor alimentados por combustible, hornos de cámara, y plantas de energía nuclear o a base de hidrocarburos.

¿Cuáles son las ventajas de los cables con aislamiento mineral?

Plataforma petrolífera Plataforma petrolífera

Fundición de metal Fundición de metal

El recubrimiento metálico del cable MI protege los hilos del termopar frente a la oxidación cuando se utiliza en entornos húmedos o químicamente activos. Su resistencia a la corrosión hace que el cable MI resulte ideal para su uso en áreas donde tanto la reparación como la sustitución puedan resultar peligrosas o incluso imposibles. Por ejemplo, en las centrales nucleares se utiliza cable MI para supervisar la temperatura del núcleo. No solo sería extremadamente peligroso que los controladores de temperatura no recibieran lecturas precisas, sino que además resultaría difícil reparar o sustituir los cables en un entorno de este tipo.

El relleno mineral de los cables MI proporciona un excelente aislamiento no reactivo, lo que evita que los hilos de los termopares contacten entre sí o con sustancias cáusticas, como aceites, disolventes o agua. Esto ayuda a garantizar el mantenimiento de la precisión de las sondas de termopar, lo cual es un factor crítico en aplicaciones como las del tratamiento térmico o la sinterización, en las que la calidad del producto podría verse afectada negativamente por las fluctuaciones de temperatura.

El aislamiento de los cables MI es ignífugo, por lo que son muy adecuados para aplicaciones en las que el fuego puede tener consecuencias catastróficas. Los dispositivos médicos, las centrales eléctricas y las plataformas petrolíferas son tres claros ejemplos donde la instalación de cables MI incrementa la seguridad de las operaciones.

Debido a su aislamiento, las sondas de termopar están protegidas del contacto con otros hilos eléctricamente activos, por lo que no son propensas a funcionamientos erróneos o mediciones de temperatura imprecisas. Al calibrarse minuciosamente para cumplir con la normativa internacional, los cables MI proporcionan mediciones de temperatura exactas durante largos ciclos de trabajo sin apenas pérdida de precisión.

Gracias al aislamiento mineral, los cables MI soportan altas temperaturas sin pérdida de precisión. Por este motivo, son ideales para hornos, cocción de cerámica, tratamiento térmico de metales o cualquier otro proceso a alta temperatura. Los cables MI conservan su precisión incluso durante y después de la exposición a altas temperaturas, por lo que son adecuados para las sondas de termopar usadas en este tipo operaciones. Además, en el caso de industrias como la de los dispositivos médicos o la aeroespacial, en las que las normas de seguridad son de obligado cumplimiento, las desviaciones del proceso podrían dar lugar a problemas de calidad que pondrían en peligro la vida. En Omega, los cables MI son minuciosamente calibrados y verificados siguiendo las normas NIST según las temperaturas o los termómetros homologados conocidos. La calibración trazable NIST garantiza la precisión de la temperatura en condiciones reales de funcionamiento y proporciona documentación de su precisión original. Para mantener la certificación NIST, la cadena de verificación debe estar intacta, y los termopares deben recalibrarse como parte de un sistema de gestión de calidad bien documentado y ejecutado.